lunes, marzo 21, 2011

BAR CAÑETE.marzo 2011(Barcelona).


¿Saben que los post sobre el Bar Cañete son los que han suscitado más comentarios en este blog? A mi me gustaría que hubiera debate o polémica sobre temas un poco más trascendentes que los de saber si los fritos del Cañete son demasiado aceitosos o si acompañan a las carnes con la mismo guarnición. Pero las cosas son así.
Este bar no queda muy lejos de mi casa y sigo frecuentándolo de vez en cuando. Evidentemente no publico un post cada vez que voy. Sería un poco cansino pero hoy voy a hacer una pequeña excepción. Un poco de “seguimiento” (no siempre es posible) también es conveniente.
Me sigo gustando mucho este sitio. Insisto con el tema. El problema más grave del Cañete son sus taburetes. Realmente incómodos. Animo a los dueños a que hagan una pequeña inversión y que pongan asientos un poco más mullidos y con algo de respaldo. Sin alcanzar el nivel de confort de los de los Atelier de Robuchon (1), se podría conseguir una calidad intermedia.
En cuanto a la comida está muy bien. Sigue en la línea de la renovación de la tapa y de los platillos, ahora tan de moda en Barcelona y en todas partes. Y Guillem Oliva sigue al pie del cañón, controlándolo todo.
Ha mejorado en sabor el bocadillo de pringá (3,25 €).

La ensaladilla (3,90 €) sigue siendo muy rica.
La fritura de morralla (5,75 €) me ha parecido excelente (recuerden que los fritos del Cañete eran un poco su asignatura pendiente).

Deliciosos los mejillones con sabores a salvia y trocitos de limón y naranja (7 €). El ramillete se pone como un “bouquet garni” y desprende todo su aroma en los bivalvos, jugosos, justo abiertos. Acidez y aromas. Todo lo que me gusta en un plato.

Buenas las bravas. Excelente calidad de patata Falta un poco de salsa brava.

De regalo Guillem nos trae una cigala abierta también impregnada con matices cítricos y aromáticos . El jugo en el fondo de la bandeja es espectacular. Lo imagino en un restaurante de alta cocina “aliñando” un marisco justo hervido…Daría el pego sin problema. De hecho, Guillem sigue siendo un cocinero de “alta cocina”, inmerso, para nuestra suerte, en un informal bar de tapas.
Después de mi periplo por Bélgica, es todo lo que necesitaba.
La leche frita (la recordaba gomosa) estaba perfecta
y el babá (golosa textura “rústica”) por fin correctamente emborrachado (sospecho que para que me callara se le echó un chorrito de ron al último momento…).
Servicio campechano, educado y cercano.
¿La mejor hora a la noche? Llegar antes de las 21h. Después se llena, vienen las colas y las quejas…

Bar Cañete
C/ Unión nº 17
(a 50 mts de La Rambla).
93 000 44 84
Cerrado ahora los domingos.

(1). Decía en un post de hace tres semanas que la Michelin Francia había quitado una estrella a La Table de Robuchon. Error por mi parte. Jean Louis Nomicos (ex Lasserre) ha cogido este restaurante, que ahora se llama Les Tablettes y prudencialmente la Guía le ha retirado una estrella. Un poco lo que pasó en el Abac.

SOMOS Nº 5 EN EL CONCURSO DE BLOGS. GRACIAS A VOSOTROS! SEGUIR VOTANDO!

Etiquetas: , ,

4 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Sigue siendo un templo en busca de la excelencia (culminada en unos mejillones expectaculares, morralla en su punto, xanxo crujiente,...), aunque me gustaría destacar varios aspectos de crítica constructiva:

- Eliminar las bravas: muy, muy, muy mediocres

- Vigilar la temperatura de las cañas de cerveza: poco frías

- Las espardenyas a la plancha y sin especies quedan sosas y, tal vez sólo las que probé, un tanto duras

- No mostrar tanta ansía por volver a ocupar el sitio en el que estás sentado y llenarlo con la gente que espera. Todos hemos de ganar dinero, pero también hemos de respetar el tiempo del que ya está consumiendo y pagando

3/27/2011 3:29 p. m.

 
Blogger Philippe Regol ha dicho...

Críticas constructivas. Estamos de acuerdo veo en los mejillones y el pescadito frito...

3/27/2011 4:17 p. m.

 
Anonymous Anónimo ha dicho...

Es de bien nacido ser agradecido. Y quiero hacer público que, aún con mis críticas constructivas (a las que se considera y eso les honra) no me cansaré de dar las gracias al Bar Cañete: Josep Mª, su socio, Guillem y todo el equipo, sin dejarme a nadie (sobre todo de la barra), hacen que cada vez que te sientas en sus taburetes disfrutes de unas de las mejores tapas de toda la ciudad... Sigue siendo, día a día, platillo a platillo, un templo ya no en búsqueda de la excelencia; sinó un templo que mantiene la excelencia. En mi última visita fue todo espéctacular; pero la tortilla del día, la costilla ibérica con miel, sus maravillosas navajas... me dejaron sin palabras. Y lo mejor, a nadie que he llevado o se lo he recomendado me ha hecho comentario negativo alguno: Garantía de éxito

4/09/2011 6:32 a. m.

 
Anonymous Bar Cañete ha dicho...

Bon dia a tots!

Hem canviat el número de telèfon del Bar Cañete, és el següent: 932 703 458.

Gràcies

6/28/2011 3:39 p. m.

 

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal