domingo, enero 01, 2012

FÁBRICA MORITZ Cervecería. (Barcelona).

UNA CASA DE COMIDA (casi) UNIVERSAL












Jordi Vilà (a la izquierda) con Jaime Tejedor, Germán Cipriano,Jaume Camacho y Ángel Vidaure. (El quinto, Ramón Simarro acababa de terminar su turno y ya se había ido).


Nunca se podrá acusar a Jordi Vilà de oportunista ni de apuntarse a las modas. Hace tiempo que pisa firme con sus dos piernas. La de la cocina de la memoria y la de la modernidad. Memoria culinaria de sus “genes” catalanes o memorias adquiridas, como la de sus pizzas o sus platos italianizantes del Dopo. Dentro de la categoría de la “memoria adquirida” entraría también su savoir-faire clásico galo con su liebre a la Royale (sublime) que sirve en su cervecería Moritz, pequeña adaptación de la de su Alkimia.
¡Si!. Una liebre a la Royale en una brasserie/freiduría. Esto es ser valiente.
(Y en su restaurante estrellado, lleva doce años ofreciendo, sin complejos, sus canelones…). Para descolocar a cualquiera.
Jordi Vilà quería evitar justamente, en esta magna empresa de la Fábrica Moritz, la etiqueta de “restaurante de tapeo”. Quería que fuera mucho más, casi una “casa de comida universal” donde casi todo cupiera. Digo casi porque aquí no encontraremos influencias orientales….
Desde la consabida ensaladilla rusa, hasta los platos populares germánicos, tan propios de las cervecerías centroeuropeas (¡qué chucrut!), los pâtés caseros, la marisquería a la gallega, los platos de bistró (impresionante sopa de cebolla), la coca de recapte (la pizza tiene su otro espacio, en Saltimbocca), los platillos catalanes (albóndigas con sepia), también el tapeo canalla de la Barceloneta (¡la bomba!), la freiduría andaluza y, como he dicho más arriba, hasta se llega a rozar la alta cocina clásica con esta liebre que , por ella sola merece la visita.
La carta consta de 170 referencias destinadas a cubrir durante 21 horas del día todas las necesidades restauradoras de la clientela. La cosa empieza a las 6 de la mañana con la mejor bollería provista por Triticum (abrirán su tienda en el mismo edificio dentro de un par de meses), los desayunos de cuchara (“esmorzars”), los bocadillos ilustrados de media mañana, la repostería casera y las tartas firmadas Mey Hoffman ( a todas horas), la barra con los mariscos hervidos y la carta hasta las 2-3 de la madrugada.
Si. Un “gastro servicio público” ofrecido a la ciudad de Barcelona y a sus visitantes, abierto todos los días del año.
Cuando en marzo se abra el restaurante propiamente dicho, en los espectaculares sótanos de la Moritz, y a finales de año, el “gastronómico” en el primer piso, estaremos ante un espacio gastronómico de referencia mundial. No esperemos a que venga un periodista del New York Times a decírnoslo.
Como decía Jean Nouvel el día de la inauguración. “Un proyecto como éste, en París, sería impensable que existiera”.
Parodiando la célebre frase de Terencio, Jordi Vilà parece proclamar con todos sus proyectos que “es cocinero y que nada de todo lo gastronómico y de todos los estilos de cocina, le es ajeno”.
Hace 50 años el turismo venía por la Costa Brava, en los 90, Barcelona y Gaudí se revelaron al mundo, y ahora, más que nunca, esta ciudad se está convirtiendo en un destino para poder disfrutar de su gastronomía.
No quiero infravalorar la capacidad de atracción de los restaurantes al uso ni de las estrellas michelín, pero hay un nuevo turismo que agradece nuevos formatos basados en la excelencia gastronómica, el diseño rompedor Y la informalidad. Tickets y la Moritz, podrían funcionar como reclamos insignes. Y de estas banderas, toda la restauración barcelonesa, al final, se beneficiará. Este turista curioso aprovechará su estancia para ir otro día a encanallarse por la Barceloneta, otro para ir a un “dos estrellas” y otro para acudir a un pequeño restaurante de cocina moderna (de los que me gustan tanto), con estrella o sin estrella.
Mis dos cenas en la Cervecería Moritz.
Si no se llega a probar mínimo una quincena de platos, no se puede tener una visión de la oferta.
Ayer (fin de año), a primera hora, era un día ideal para hacer la segunda de estas cenas. Llegué antes de las 20h, antes de que se llenara, (pude hacer un par de fotos, de la barra y de un par de salas, sin molestar a nadie, como suelo hacer) y a las 22h ya estaba en mi casa. A esta hora todo el equipo de cocina con sus cuatro chefs estaban preparados (más de 30 en cocina para mise-en-place, pases y cubrir los turnos) para la avalancha que estaba invadiendo el local.( Estos días aproximadamente dos mil personas al día…). Excepcionalmente para la noche de San Silvestre la cosa iba con reservas ya que se proponía dos menús degustación, con uvas alsaciana y fiestorro hasta las 3 de la mañana.






Los platos de mis dos cenas.
Ensalada de endibias al roquefort y nueces
(8 €).
Ensaladilla rusa (3,5 €)
Ensaladilla de embutidos ibéricos (3,5 €) (Agua de Moritz, la única cerveza sin alcohol que me guste).
Alcachofas en tempura con romesco (4,5 €)
“Coca de recapte” con escalivada, sardinas y aceite de arenque (8 €). Coca fina perfecta. Algún historiador asevera, con mucha argumentación, que es la antepasada de la pizza, desde cuando la Corona catalano-aragonesa ocupaba el sur de Italia.(Ver el relato “ Pizza: la coca que llegó de Mollerusa” en Cuadernos del Fogón. Ed. Zendrera).
Bravas de aquí (3,2 €). La mayonesa tiene demasiado sabor a aceite virgen. Se podría rebajar con girasol. Me dicen que también el corte de la patata mejorará.
Pan con tomate. Mejorable también. Apenas teñido de agüita rosada. Mala época de tomate…
La Bomba de la Barceloneta (3,5 €). De las mejores que he probado.

Sopa de cebolla gratinada. Rebosante de golosidad.






Cap-i-pota a la mantequilla negra (7,5 €). Agradable toque avinagrado. ¿Algunas alcaparras?
Cocotte de albóndigas con sepia (8,5 €)
El Gran Plato de salchichas alemanas con chucrut (16 €). Me ha reconciliado con la chucrut. Agrio sostenible, excelentes embutidos importados de Düsseldorf. Una de las salchichas tiene un delicioso sabor a cítricos. Recomendada la mostaza de Dijón. La inglesa tiene un sabor demasiado aromatizado.
Cassoleta de LIEBRE A LA ROYALE cum laude (12 €).
Cebollitas glaseadas. ¡Sobresaliente! Más rústica en su textura (tropezones de carne) que la del Abac (que comí hace unos días) y evidentemente sin el râble . ¿Pero han visto el precio? La peor la comí este año en un bistró de París : el “Paul Bert”. Hasta la cocina clásica se va a hacer mejor aquí…
Sorbete de limón artesano (cabello de ángel de limón confitado, galleta rota) (4 €). Gran cremosidad, inhabitual en los sorbetes de limón al uso, más cercanos a la textura “granizada”.
Crema catalana (“auténtica crème brûlée” reza la carta) (5 €). Buenísima pero un poco más fina la capa de caramelo , por favor.
Hay dos platos de la carta (su lectura completa es casi imposible) que me han llamado la atención: la Mariscada del Frente Popular a 18 €, para la gente que no puede pagar la Gran Mariscada Moritz. Un nombre que va un poco a contracorriente del ambientillo político del momento pero que tiene su gracia. El segundo plato cuya presencia agradezco mucho, siempre ausente de las cartas: Verduras de temporadas hervidas (7 €). Nunca se ofrece este tipo de plato, bien hecho, se entiende.
Fábrica MORITZ Cervecería
Ronda Sant Antoni nº 41
93 426 00 50 (Sólo se puede reservar para las mesas grandes de la sala delante la cocina (en la foto, la del camello). Precio total de las 2 cenas 87,20€ + las bebidas y los café.(2 personas+1 persona). Hay que contar unos 30 € por persona.

Etiquetas: , ,

17 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Mal que le pese, NUNCA hubo otra que la Corona de Aragón

1/01/2012 11:38 p. m.

 
Blogger Philippe Regol ha dicho...

A mi no me pesa. Soy de origen aragonés y con mucha honra. Lo que tal vez le pese a Vd, es que los catalanes tuvieran tanto protagonismo en el marco de la colonización de Cerdeña, Nápoles o Sicilia. Los rastros de la presencia catalana (patronimias, toponimias etc...)son generales en estas zonas. Hasta el punto que aun en el norte de Cerdeña (L'Alguer) se sigue hablando catalán.
Pero le recuerdo que esto es un blog gastronómico.

1/02/2012 12:04 a. m.

 
Anonymous Anónimo ha dicho...

Al ser un blog gastronómico (que si no...) Zaragoza, bocata de calamares; Barcelona... ¿el infinito?. Hace 5 siglos no sé. Que li aprofiti.

1/02/2012 9:31 a. m.

 
Blogger starbase ha dicho...

Una de las cosas que más me gustan de tu blog es que a menudo te mojas.

No solo en lo que no te ha gustado sino también en lo que está infravalorado (vale, esto segundo es mucho más facil y menos arriesgado). Pero lo haces, en ambos casos.

Y se demuestra que en los comentarios también, que es donde suele estar la salsa. Heh!

1/02/2012 1:10 p. m.

 
Blogger Philippe Regol ha dicho...

Tú sí que eres "observador" je je.. Feliz Año , Óscar!

1/02/2012 1:21 p. m.

 
Anonymous Anónimo ha dicho...

Solo 2 albondigas en la cocotte de albondigas con sepia a 8,5 € o ya te habías zampado alguna cuando hiciste la foto?¿?¿
:-)
un saludo
enrique
PD perdona pero últimamente estoy muy "picajoso" con el tema cantidades...

1/02/2012 7:10 p. m.

 
Blogger Philippe Regol ha dicho...

Había 6 o 7. Estaban debajo de la salsa. No pasarás hambre, te lo aseguro!

1/02/2012 8:41 p. m.

 
Anonymous Anónimo ha dicho...

Felicidades por el blog Philippe, por tus comentarios e indicaciones. Pero por favor pide a los reyes magos una nueva cámara y un cursillo de perfeccionamiento fotográfico.
Gracias por hacerme soñar.
Un abrazo.

1/05/2012 6:28 a. m.

 
Blogger SERGI ha dicho...

Hay que probarlo con gradod e urgencia, ya que me temo que dentro de pocos días no se podrá conseguir mesa ni antes de las 8

1/05/2012 11:10 a. m.

 
Blogger Philippe Regol ha dicho...

o se calmará un poco ....

1/05/2012 1:18 p. m.

 
Blogger Philippe Regol ha dicho...

Las fotos movidas ya no las publicaré. Las otras son correctas . Me refiero a las de los platos. Esto es un blog amateur....

1/05/2012 1:20 p. m.

 
Anonymous JordiC ha dicho...

Ayer estuve en la Moritz y tengo que decir que fue sensacional. Tuvimos que esperar un ratito para conseguir mesa, pero mereció la pena. Unas ostras tamaño XXL muy sabrosas (tal vez un poco demasiado frías), unos fritos al punto (calamares y alcachofas), unas bravas "de aquí" (con allioli y aceite rojo picante) deliciosas, Un flammkuchen que no lo he comido mejor en Alemania (el de Alsacia no lo he probado. Todo ello con seis cañas y dos cafes poco más de 50 euros. Volveré

1/05/2012 7:13 p. m.

 
Blogger Philippe Regol ha dicho...

Muy buena RCP, si señor. Me he quedado con las ganas de probar un montón de platos.

1/05/2012 7:31 p. m.

 
Anonymous Anónimo ha dicho...

muy buena relación calidad-precio pero tienen que espavilar y mucho en la sala, hay una muy mala cordinación causada por camareros poco profesionales, hay viejas glorias rondando por ahí que quizás tendrían que ir en pensión como Mitjavila, que en vez de sacar trabajo trae más trabajo, no se como no lo ven los propietarios, lo que fué una vez la hostelería se quedó en eso una vez, hay que dejar paso a frescas ideas

1/07/2012 12:07 p. m.

 
Anonymous ANNA ha dicho...

Hola anónimo, no sé quién es el sr.Mitjavila pero SÍ puedo decir que el servicio es impecable, es verdad, que todos los camareros son muy jóvenes, pero en mi opinión eso suma, le da una frescura inmejorable y en mi mesa no hubo esa descoordinación que hablas, al contrario supieron aconsejarme y muy bien. El Sr.Jordi Vilà lo borda con su gastronomía, todo buenísimo, volveré pronto.

1/07/2012 4:01 p. m.

 
Anonymous Maria D ha dicho...

Sr. Regol, gracias por sus recomendaciones, haciendo cuentas ha comido 12 platos y 2 postres en 2 cenas, la curiosidad me llama a preguntarle, fue capaz usted solo o tuvo ayuda?

1/08/2012 5:06 p. m.

 
Blogger Philippe Regol ha dicho...

En una de las 2 cenas, ha sido CON ayuda.

1/08/2012 6:39 p. m.

 

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal