martes, junio 23, 2009



SALVEMOS LA INICIATIVA LEGISLATIVA POPULAR SOBRE TRANSGÉNICOS

- 28 DE JUNIO MANIFESTACIÓN EN BARCELONA

- 12 HORAS Plaza Cataluña

En este blog procuramos hablar estrictamente de cocina y de gastronomía, pero hay temas que alcanzan, como en este caso, alguna dimensión política que no podemos negar. Por este motivo reproducimos integralmente el manifiesto Slow-Food de apoyo a la plataforma “Somos lo que sembramos” que convoca la ciudadanía a la concentración de este domingo 28 de junio en la plaza de Cataluña de Barcelona.
La gastronomía no se puede limitar a una simple contemplación hedonista de las prácticas de la mesa, también requiere compromisos éticos con los productos y las personas que los producen. Cataluña está muy bien situada en el mapa mundial de la cocina progresiva, moderna y de vanguardia pero tiene también un pésimo record en el ranking de las producciones tránsgenicas, como lo recordaba este domingo pasado Josep Pamies en el programa de Jordi EstadellaDe Boca en Boca” en COM.Radio ( 21 de junio 2009 ). Algunos, como el profesor Mariné, presente en ese debate, alegan que la perniciosidad de los transgénicos no se puede probar. Pero ¿cómo se puede probar cuando estos efectos se van produciendo a largo plazo? De momento los experimentos en ratones no dejan lugar a dudas, y suelen ser estos animalitos los indicativos habituales de los experimentos científicos, antes de extrapolarlos a los humanos.
Son más bien los partidarios de los OGM quienes debería probar su inocuidad,( y no al revés) , como lo reclaman organizaciones de la solvencia de Greenpeace .
Pero más allá de esta polémica, lo que debería despertar nuestra indignación frente a estos intentos por generalizar este tipo de producciones en el mundo, es el monopolio totalitario de multinacionales como Monsanto sobre el mercado de las semillas. Es cuando vemos que todo va ligado: la sumisión de los pequeños agricultores a sus peajes monopolísticos y la progresiva pérdida de la biodiversidad, en beneficio de algunas pocas semillas, hábilmente patentadas por la multinacional de St Louis (EEUU).
Confundir estos experimentos rápidos, planificados y nefastos con la evolución lenta, reflexiva y adaptada a las necesidades que se iban planteando paulatinamente a la humanidad, a los largos de los últimos diez mil años, es un sofismo y un engaño.
Se nos dijo que los transgénicos iban a influir en la disminución del hambre en el mundo. Los resultados están a la vista. La hambruna progresa irremediablemente. También se dijo que la guerra de Irak iba a ayudar a la solución del problema palestino o a abaratar el precio del petróleo….Philippe Regol.


POR UNA ALIMENTACIÓN BUENA, LIMPIA, JUSTA Y SIN ORGANISMOS GENÉTICAMENTE MODIFICADOS

Manifiesto de los consumidores y de los profesionales de la Gastronomía, la Salud y la alimentación.
Hace miles de años que las sociedades cultivamos la tierra, conservamos los frutos y los transformamos para alimentarnos. Históricamente, la agricultura y la cocina han tenido puntos de encuentro entre los ciclos naturales y las prácticas humanas y uno de los fundamentos de nuestra cultura.
El alimento nos da energía para vivir de una forma activa y saludable. Cuando nos falta o no está en buenas condiciones, enfermamos y nuestra vida no puede fluir libremente.
Comer es una relación con nuestro entorno, una expresión de como tratamos la naturaleza, las personas y el país. Detrás del buen alimento, hay un agricultor, un pueblo cercano, una tierra con vida, un intercambio justo, un bosque limpio, un mañana para las zonas rurales...
Los alimentos son, al mismo tiempo, una de las riquezas de las culturas locales. A su alrededor, los pueblos hemos creado un conjunto de conocimientos, palabras, costumbres, recetas, fiestas... que nos diferencian ante las envestidas de la homogeneidad global.
Por último, los alimentos liberan gustos, aromas y texturas que estimulan nuestros sentidos y nos proporcionan bienestar y satisfacción.
Comiendo cubrimos una necesidad, disfrutamos y construimos un país; y los agricultores han de asegurarnos el alimento sin comprometer el futuro del medio ambiente, ni la salud de las personas.
Lejos de esto, en los últimos tiempos, se ha impuesto un modelo que convierte el alimento en una mercadería más, producida de forma industrial, contra el medio ambiente, sin necesidad del conocimiento ancestral del agricultor y que se intercambia de forma especulativa en un loco mercado global.
Además, la utilización masiva de unos productos químicos, hoy prohibidos por las instituciones, ha ocasionado problemas graves de salud en los profesionales y la población en general. Esta agricultura, nacida de la mano de las mismas empresas que ahora pugnan por monopolizar el mercado mundial de semillas, pretenden reinventarse con las variedades modificadas genéticamente.
En la última década, se ha desarrollado en todo el mundo un intenso debate sobre la introducción de los transgénicos en la dieta humana, que en Europa se ha traducido en la parada de los cultivos transgénicos en Austria, Francia, Grecia, Hungría, Italia, Luxemburgo y Suiza i el posicionamiento en contra de miles de municipios y regiones.
Ahora, Cataluña se ha convertido en uno de los máximos productores de transgénicos en el continente, en contra de lo que la misma sociedad ha expresado reiteradamente. Delante a inacción del gobierno y las instituciones, el año 2008, Som lo que Sembrem recogió 105.000 firmas para abrir un proceso de Iniciativa Legislativa Popular que obligara al Parlamento de Cataluña a posicionarse sobre el cultivo, consumo y investigación de los transgénicos.
Actualmente, los grupos de CiU, PSC, y PP han presentado enmiendas a la totalidad de la ley de Som el que Sembrem, para rechazarla y que no se pueda llegar a trabajar en el Parlamento: (
El debate tendrá lugar en el pleno de 1 de julio. Queda poco tiempo por actuar).
Ante este hecho, los profesionales de la gastronomía, la Salud y la Alimentación queremos manifestar:
- La necesidad de un nuevo modelo agro alimentario basado en las producciones locales de carácter ecológico y artesano; respetuoso con el medio ambiente, las variedades y la cultura propia; que se convierta en la fuente principal de salud y la soberanía alimentaria del país; y que devuelva al agricultor su papel de sujeto de conocimiento clave en la alimentación de la sociedad.
- Nuestro apoyo al proceso democrático iniciado por Som lo que Sembrem www.somloquesembrem.org
y pedir a los grupos parlamentarios del PSC, CIU, y PP que retiren la enmienda a la totalidad a la Iniciativa Legislativa Popular como señal de salud democrática y respeto a la sociedad catalana.

Próximo post domingo 28 a la noche.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal