miércoles, octubre 28, 2009

TAKTIKA BERRI. (Barcelona).








"Esto no es una tortilla!"

Hace 13 años que Carmen Erdocia y su marido Julián han llegado del País Vasco para instalarse en el ensanche barcelonés. Reconozco que no había tenido la ocasión aun de sentarme en sus mesas. Alguna vez lo había intentado pero el humo del comedor me había echado para atrás.
Ahora que los propietarios de este restaurante acaban de ampliar el espacio, ocupando el local contiguo, creando de esta manera una zona de no-fumadores, es el momento de acercarse a este Taktika Berri que hace honor a la buena fama que tiene en la ciudad.
Los amantes de la cocina vasca encontrarán unas gildas tan buenas, o tal vez mejores que en el mismo Casco Viejo de Donostia. Platos de cuchara como estas estupendas patatas a la riojana, almejas con refrito de ajo y guindilla (freír una lámina de ajo de una manera uniforme no es tan fácil…) y un espléndido tronco de merluza, terso y de cocción impecablemente anacarada.
Pero el recuerdo más impactante de esta primera visita a este restaurante será sin duda para mi, la “tortilla “ de patata y cebolla. Escribo la palabra entre comillas ya que las proporciones de cada ingrediente parecen cambiadas. Unos 50% de cebolla, entre pochada y confitada, 25% de patata que se encontrará en forma de blandos tropezones a penas reconocibles y 25% de huevo cuya función será de cuajar el conjunto y de “amorosir” (como se suele decir en catalán, dar al conjunto melosidad “amable”).
¿Un revoltillo en forma de tortilla? Me recuerda el cuadro de Magritte cuya título era “ Esto no es una pipa”
Ante tanto "arte" por parte del cocinero , no me atreví a preguntar sobre el origen de los huevos…pero la presencia en la sala de algunos de los cocineros catalanes de más prestigio, acompañados de sus familias, me tranquiliza sobre la calidad del producto de esta casa.
Al menos para probar esta insólita tortilla, Taktika berri bien merece una pequeña visita.

TAKTITA BERRI
C/ Valencia 169
93 453 47 59
Se recomienda reservar.




1 comentarios:

Blogger RCM ha dicho...

Taktika Berri es uno de mis restaurantes de cabecera desde su ya (lejana) apertura en 1995.
Entonces conseguir mesa era tan fácil como acercarse allí a la hora de comer o cenar y sentarse.
Su barra de pintxos estaba (casi) desierta y eran poquísimos los que lo conocian.
Yo fuí por un amigo que nos llevó a cenar.
Desde entonces, habré estado no menos de 50 veces, lo que da una media de 3-4 veces año, si bien los últimos 5 años he ido mucho menos.
¿me gusta menos? ¿es peor que antes? ¿se han subido a la parra?

No, simplemente que conseguir mesa es misión prácticamente imposible desde hace un tiempo.

El boca-oreja (no confundir con el boca-boca que es otra cosa y se utiliza mal en este sentido) ha hecho del restaurante de la calle Valencia un lugar al que acudir si se quiere disfrutar de una carta corta, pero que no falla. He probado todos los platos de la carta (que cambia muy poco) varias veces.

Cierto es que Taktika tiene muchas cosas que censurarle para ser un restaurante con un cierto nivel, entre ellas y, de las peores, la cortísima carta de vinos y la escasísima variedad de denominaciones de origen y caldos, pero se le perdona...

Se le perdona porque es de los escasos restaurantes donde JAMÁS he quedado insatisfecho, JAMÁS he quedado mal cuando he llevado a alguien,JAMÁS he pagado más de la cuenta, JAMÁS me he sentido atracado, JAMÁS me han tratado mal y, además, JAMÁS me he encontrado con alguien que me haya hablado mal, cosa que pasa en escasísimos locales, estrellados Michelin incluidos.

Que es un restaurante de decoración discutible, comodidad mejorable, acústica regular, ventilación pobre y servicio, digamos que normalito, es innegable, pero que te comes el mejor tronco de merluza (en relación a su precio), el txuletón (de Hendaya según cuentan ellos) al punto, las pochas, las almejas, el tronco de bonito y, por supuesto, la tortilla impagable, como si estuvieras en Donosti, no es menos cierto.

La pega actual es que, conseguir mesa sin una cierta antelación, es dificil.

En fin, que da un cierto orgullo ser de los primeros en toda Barcelona que lo descubrió y, años después, ver que sigue en plena forma.

Hubo un período de dos años, cuando estudiaba un postgrado, en que íbamos casi cada mes un dia, saliendo de Esade,a cenar..., era casi lo mejor de estudiar ... hablo de 1996-1997..., y ha llovido mucho, aunque en Taktika, por fortuna, el agua no se ha llevado la buena materia prima.

11/05/2009 1:40 p. m.

 

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal