jueves, febrero 09, 2012

DIVERXO (Madrid)


DIVERXO IS DIFFERENT


¡Grande, David Muñoz!


20120127_272



20120127_274


No sé si existe una definición precisa de lo que solemos llamar “Alta Cocina” pero el sentido común nos conduciría a destacar, en positivo, la excelencia del producto, el dominio de técnicas culinarias complejas, el cuidado de la presentación y un resultado gustativo sobresaliente. En negativo, la Alta Cocina NO sería ni la cocina casera, popular o tradicional ni las cocinas étnicas, al menos en la forma en las que nos llegan en este país. Pero ¿qué pasa cuando una cocina de sabores tradicionales o de producto se refina hasta tal punto que alcanza la excelencia (Elkano, Els Casals…) o cuando unos sabores orientales se interpretan de una manera tan personal que es imposible reconocer su origen (Dos Palillos y DiverXo)?


¿Por qué una cigala con salsa saté( Pascal Barbot) o un bogavante con citronela, coco y combawa ( Alexandre Bourdas), serían platos de Alta Cocina y un shabu shabu de pulpitos en tres servicios (David Muñoz) no?


Aun no se entiende por qué, para algunos críticos, esta cocina se encuentra relegada a cierto ostracismo, con el terrible sambenito de “cocina fusión” colgada del cuello.


Para muchos, la cocina de DiverXo es, desde el primer momento (le hice dos visitas en su antiguo local antes de otras dos en el nuevo) un ejemplo en personalizar combinaciones gustativas asiáticas y de enaltecimiento del producto, del mejor marisco hasta el bulbo de tulipán lili. Y esto para mi es más digno de recibir el calificativo de “alta cocina” que muchos restaurantes de hoteles, de menús intercambiables pero condecorados con estrellas, que se pueden encontrar por el mundo. Hasta Michelín España se rindió ante esta cocina singular, otorgándole la segunda estrella…


Pero el argumento definitivo para aplaudir la cocina de David Muñoz es que es buena, muy buena, tremendamente rica.


Lo que significa que este cocinero intuitivo viste con personalidad y creatividad al producto con una mezcla intensa y armoniosa de sabores ácidos, picantes, dulces, salados, agrios, amargos y aromáticos. Esta frase es para mí la definición más precisa que se puede dar de su cocina. David es como un pintor con su paleta de colores. Provoca montañas rusas y fuegos artificiales en el paladar, al fin y al cabo, alegría para las papilas.


Hablaremos del menú, el más largo de los tres. Enseñaremos las fotos de los platos. David ha renunciado a pelearse contra los fotógrafos furtivos (siempre pacté con él las fotos que me dejaba publicar). Entiendo su postura. Pretendía que la visita a DiverXo fuera para el cliente una sorpresa y no un “déjà vu”, desvelado por Internet.. Tranquilo, David. Por muchas fotos y muchos comentarios que se publiquen, la experiencia gastronómica que ofrece DiverXo será siempre sorprendente y sobretodo inclasificable. Como lo dice este cocinero, hoy tenemos asumido que los caminos que llevan a la excelencia son infinitos. DiverXo es uno de ellos.


Ésta es su propuesta.


20120127_279


Aperitivos acompañados de un té verde excelente con toques frutales (frambuesas etc…).


20120127_276


Edamame con ajada de ají amarillo peruano. El snack de la casa de siempre.


20120127_275


Pan casero de gamba con salsa de Jabugo y crema de XO (salsa oriental). Riquísimo.


20120127_278


Sopa agria de rabo de toro, anguila ahumada y “fideos de mar” (en realidad son angulas).Al mismo tiempo, en mini secuencia,


20120127_299


20120127_300


el suculento bocadillo de rabo con los mismos “fideos de mar”. Me gusta que, al quitarle hasta su nombre, “se le pierda el respeto” a la tan aclamada angula y se convierta aquí en lo que realmente suele ser: una textura. Bocado espectacular.


20120127_280


Cococha de bacalao “Sechuán” (¡king size!), sobre brandada, lenguas de pato fritas, aguacate y matices cítricos. ¿Por qué el trozo de aguacate? No lo sé ni me acordé de preguntárselo a David. Pero este plato estaba brutal.


20120127_281


Ventresca de bonito asada en salsa de sarmientos con dim sun líquidos de huevos fritos, láminas de botarga ahumada de atún, alioli de ajo negro y salsa de kimchi. Brotes refrescantes de cilantro Algunos lo llamarán barroquismo, prefiero hablar de una “Deliciosa complejidad en boca”. La pirotecnia palatal a la que me refería antes.



20120127_282


Posticker Shangai de capón (como un dumpling pasado por plancha con su refuerzo crujiente), su caldo emulsionado, carabinero y shitake. Un grandísimo plato. En esta visita, encontré los platos mejor construidos que otras veces dentro del rebuscamiento habitual en este cocinero singular. Los elementos no están dispersos y hay casi siempre un hilo conductor que recoge, unifica y conduce a bien visualizar la idea del plato.


20120127_283


Mollete (bun) de curry rojo de pintada, piel de leche de coco, cresta de pintada y chipirón en su tinta. Hojas de menta y cilantro. Salvando todas las distancias (son cocinas diferentes), hay un soplo “gagnairiano” en algunos de estos platos. Una cierta locura amaestrada que huye de las referencias conocidas. Un riesgo amable que nunca chirría en la boca. Al contrario, arranca una sonrisa al comensal cuando escucha el enunciado del plato y otra cuando disfruta con su degustación.


20120127_284


Cochifrito. Un clásico de la casa, siempre con algunas variantes. Piel frita de cochinillo, brioche de sésamo negro, pepino, huevas de trucha, salsa hoisin de cereza. Aquí sí podría estar el referente del pato Pekín, con la piel crujiente, su tortita y salsa hoisin de ciruela, pepino y juliana de cebolla tierna. La versión DiverXo es una delicia.


Por fin llega la secuencia del shabu shabu. Un plato del cual había oído hablar mucho por parte de amigos cocineros. Aun no entiendo como este plato no se ha situado entre los mejores platos del año. Lo es. Sin duda. En este caso, la “locuacidad culinaria” (si me permiten esta expresión) de Muñoz es tanta que el plato se tiene que dividir en una secuencia de tres servicios,


20120127_286


aunque el primero, la fritura de ancas de rana (maceradas en vinagre y pimentón), espinas de anchoas fritas, boquerón, salicornia etc funciona con autonomía. Los que sí van realmente unidos son los dos siguientes.


20120127_287


20120127_290


20120127_291


Los mini pulpitos se sumergirán unos segundos en un caldo de pescado aromatizado con menta, lima, chile thai, leche de coco etc etc etc. Luego se moja un segundo en la mejor salsa ponzu que haya probado nunca. Sabor, aromas, potencia.



Es cuando llega el momento de Manuel. Así se presenta el cocinero a la mesa. Simpático, chistoso pero, como tiene que ser para un auténtico humorista, con el semblante serio.


20120127_294


Colará, rectificará y nos servirá el tercer vuelco del condumio, después de añadirle tapioca, huevas de tobiko y más hierbas aromáticas. Nos gustaría que esta sopa se no acabara nunca….


20120127_296


20120127_297


20120127_298


Pez limón en escabeche, tomatillo y tabasco con flores, hierbas y trufa fritas al revés. El camarero echa unas cucharas de aceite caliente encima de la guarnición, destruyendo la estética del plato para que el calor libere otros aromas.


20120127_301


Espárragos blancos a la mantequilla negra (alcaparras), emulsión de leche de oveja, con hebras de raya y bergamota. La raya es aquí el elemento segundario. Los espárragos los auténticos protagonistas. Espléndido plato.


20120127_302


20120127_303


Civet de bacalao negro al jabalí. Carne sin carne. Una interesante tendencia que hemos comentado varias veces en este blog. La esencia de la proteína animal pero sin su fibra.


Me gusta mucho la textura del bulbo de lili con aceite de vainilla, menos la presencia de las fresitas. Toques de jalapeño. No recuerdo la hierba.


David me puso otro plato que no tuve tiempo de degustar ya que tenía prisa para ir a coger el AVE.


20120127_306


Sólo me dio tiempo de degustar un postre, que me gustó: como una “esponja” de galanga, leche de coco, alga nori y sorbete de naranja sanguínea.


David Muñoz podría hacer suya la frase que dijo Seiji Yamamoto en MF de este año.


“Lo fundamental es el sabor. No importa lo nueva que es la técnica con lo que cocinamos. Si no es sabroso, no es nada”.


Esta es la cocina de Muñoz. Ha construido para trasmitirla un restaurante confortable con un servicio profesional pero cercano,


20120127_295


20120130_15


dirigido por la deliciosa Ángela, su mujer. Siempre con la sonrisa en la boca. Este restaurante lo es todo para ellos. 14 cocineros y 7 camareros al servicio de 60 clientes diarios (en el Hakkasan de Londres, donde trabajó David, hacen como 300 al día). Ni asesoramientos ni gastrobares ni nada por el estilo. Un restaurante lleno permanentemente hasta la bandera. Con listas de esperas desesperantes. En el hotel, justo antes de salir hacia el restaurante leo en El País una encuesta sobre las dificultades de conseguir mesa en algunos restaurantes de Madrid. Casa Lucio, Kabuki, Bar Tomate, DiverXo. ¿Llenos? Sí. Pero si Vd se llama Emilio Botín, Elsa Pataki, Mourinho o Javier Bardem siempre hay una posibilidad de hacerle un hueco en algunos de estos locales, al último momento. El único que contesta siempre de la misma manera es DiverXo. “Si no hay sitio, no hay sitio”. Éste es otro ejemplo de la ética y la honradez que se respira en esta casa.


Me doy cuenta que he sido muy poco crítico en esta crónica. Y esto no me gusta…Seguro que habrían cosas para matizar pero ahora mismo no se me ocurren…


20120127_304


Pero hasta el agua con gas de Cabreiroá me gustó (evitando así la omnipresente Vichy…).


Menús 70, 100 y 120. Me costó unos 125 € con invitación a una copa de vino, agua, café (no me acordé de hacer la foto de la cuenta).


DIVERXO


c/ Pensamiento nº 28


Madrid


Reservas por la Web


Etiquetas: ,

11 comentarios:

Anonymous el pingue ha dicho...

Cuánto me alegro!! Recuerdo platos de la primera visita, y de la charla posterior.
A ver si me acerco un día!!! (un año de estos) :)

2/09/2012 9:44 p. m.

 
Blogger Philippe Regol ha dicho...

Es la vez que más me ha gustado.

2/09/2012 9:45 p. m.

 
Blogger Edy ha dicho...

Me encanta el tema que el cocinero no quiera que se desvelen sus platos a traves de internet. Millones de veces o por no decir siempre vamos condicionados a disfrutar de una comida con las ideas preconcebidas, me ha pasado recientemente en el Celler de Can Roca y realmente se nota cuando vas preenjuiciado a un restaurante. Me encanto el abastos 2.0 en Santiago por el mero hecho de que te sosprenden gratamente al no "saber" lo que vas a degustar.

2/09/2012 10:09 p. m.

 
Blogger Philippe Regol ha dicho...

Sentarse en una mesa y degustar platos es siempre sorpresivo. El sabor no se puede trasmitir a través de las fotos ni siquiera de los comentarios.

2/09/2012 10:11 p. m.

 
Anonymous Anónimo ha dicho...

Por matizar, podríamos hablar de que no dejan hacer fotos a los platos (a no ser que uno se llame...)

2/10/2012 2:25 p. m.

 
Blogger Philippe Regol ha dicho...

Explico en el blog el por qué del asunto y también explico que David se ha relajado con este tema y lo da ya por imposible....

2/10/2012 2:33 p. m.

 
Blogger Philippe Regol ha dicho...

Asaíto. Tomo nota de La Panamericana. Me gusta este tipo de cocina. También he vuleto a 99 Sushi Bar.

2/10/2012 5:04 p. m.

 
Anonymous Asaíto ha dicho...

Estoy encantado que tome nota de La Panamericana. Pero aún lo estaría más, Regol, si publicara mi comentario. Gracias.

2/10/2012 5:28 p. m.

 
Blogger oscar4435 ha dicho...

Yo no estuve del todo agusto , por que no me dejaron sacar fotos , pero su cocina , si que me gusto ,un saludo.

2/11/2012 12:10 p. m.

 
Anonymous Severne ha dicho...

Fui en abril de 2009, al antiguo local, pequeño, no muy cómodo, y recuerdo el dim sum de conejo con especias con la guarnición de cinco zanahorias;me gustó bastante, pero no fue apasionante (la raya con salsa Xo, aún no sé qué pensar, ¿demasiado esfuerzo para escaso resultado?) En cualquier caso: este menú que describes me ha vuelto loco. Hablas de barroquismo, locura amaestrada, pirotecnia, locuacidad culinaria… en este campo quiero creer que juega David Muñoz. Y me atrae. Desde mis cortos conocimientos, creo que no es frecuente encontrar ahora un cocinero que juegue a eso (¿demasiado riesgo?). Me atrae y me apetece esa frondosidad y fogosidad de los platos, el alud de sabores, el retablo churrigueresco de patas de chipirón y cresta...
Un saludo, Philippe. Y gracias por tu blog!!!

2/19/2012 10:36 a. m.

 
Blogger Philippe Regol ha dicho...

Ahora David tiene el mismo entusiasmo que antes pero los platos están mejor construidos. Está más sobrío (dentro de su estilo) y más maduro.

2/19/2012 12:23 p. m.

 

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal