miércoles, abril 06, 2011

CAN POAL.(Vallromanes.Barcelona).

LA COCINA CATALANA POPULAR Y MODERNA DE CAN POAL




¿Queréis saber la pinta que tiene la nueva cocina catalana popular? ¿ La que no juega a la falsa rusticidad, la que puede nutrirse en alguno que otro plato de la cocina clásica, la que se sirve en un marco tradicional pero pulido, fresco y moderno a la vez. (es posible…)? Esto sería Can Poal, un restaurante acogedor como pocos que se sitúa en el pueblo de Vallromanes. Estamos aun en el Vallés Oriental pero a punto de entrar en el Maresme. Sí. Esta zona se está revelando de una gran riqueza gastronómica. Recordad Tres Macarrons y hace un par de días Axol. Todos en un rayo de 25 kms. Creo que se mide la buena salud gastronómica de un país, no solamente por sus restaurantes de dos o tres estrellas pero sobretodo por su capacidad en generar una red tupida de restaurantes del territorio, llevados por una joven generación de cocineros, formados en las mejores casas y capaces de conducir sus pequeños negocios con una enorme ilusión. En este sentido, Cataluña está muy bien servida. Esto es lo que se puede encontrar en esta masía familiar reformada, después de muchos esfuerzos e inaugurada como restaurante hace apenas un año y medio por Ferran Balet. Un cocinero de 37 años, curtido en las cocinas del Roig Rubí o del Drolma, también avalado por sus cuatro años como profesor en la prestigiosa Escuela Hoffman y un pequeño stage de unos meses, al lado de Iván Solans, el ex chef de Can Fabes,.en el restaurante que Jacques Maximin tenía en Vence. (Recuerdo aun mi visita a este restaurante, hace como unos 15 años. Comimos en la terraza y nos pilló una tormenta de verano. Nos tuvimos que refugiar en el interior de la casa, que era también la casa particular de Maximin, llena de cuadros y de recuerdos, para tomar los postres. Aun tengo presente uno de ellos: una mini berenjena confitada con jengibre). Como siempre, mis digresiones… Revelar el curriculum de Ferran es un poco describir su cocina. Cocina bien ejecutada, sin fiorituras y eminentemente centrada en el producto y en los sabores reconocibles. Una cocina llana, inmediatamente accesible, que respira sencillez, pulcritud y honestidad. Un poco a la imagen de las piedras restauradas de la casa.











Empezamos los aperitivos con un vermut de pueblo que me recuerdó a un buen Izaguirre.Una deliciosa coca de berenjena a la brasa con tomate seco y caballa en aceite. La berenjena, como muchos productos de la carta que no podremos probar, se cocina a la brasa, dentro de las modernas instalaciones de la cocina. En cambio la caballa, me confiesa sin problema Ferran, es un producto de mucha calidad que distribuye Francesc Cullell ( me recordaron las sardinas de la barra del Coure).


Agradable también el bocado de espárrago (fresco) con queso blanco y huevas de trucha.

Buenísimo el pulpo a la brasa con un sabroso trinxat. Realmente muy buen comienzo. Con el siguiente platito, cambiamos de registro. Ferran demuestra que sabe tocar la tecla de la cocina “afrancesada”.


Riquísimo el ravioli de vieira y langostino (cocción perfecta de la pasta) sumergido en una untuosa salsa de mantequilla y hierbas. (El toque clásico del que hablaba al principio).

Estupendos los guisantes del Maresme en su desnuda naturalidad con un par de gambitas de la costa.


Un arroz en su punto, de sabores potentes (un poco menos de cocción en los calamares, por favor).


Muy bueno el pie de cerdo crujiente con papada y judías del ganxet. Un plato que va bastante más allá de la típica “buttifarra amb mongetes! Que se encuentra en todas partes.


Y para terminar un pollo guisado a la catalana con ciruelas y orejones. Rico pero algo seco. Habría que replantear su cocción o su regeneración.

Excelente la piña “asada” con vainilla y canela con el helado de coco

y la tarta de queso con helado de mora. Y goloso (¡qué difícil es ser original en la adjetivación de los platos ¡)


el babá casero con un helado de vainilla un poco ”falta” de vainilla natural… (los helados, buenos los anteriores, no son caseros y llegan de Menorca). Evidentemente, los platillos que se ven en las fotos son pequeños raciones que Ferran se presta a servir aunque no haya ningún menú degustación estipulado. Tal vez se anime a hacerlo. Los precios son realmente irrisorios: 12, 50 € los guisantes con gambas, 10,40 € los raviolis, 8,50 las cocas etc…


Ahora que se acerca el verano, imagino una cena a la fresca en la acogedora terraza. Tal vez habrá que volver. Quedaban muchas cosas por probar : la croqueta, el fricandó, el canelón, las carnes a la brasa… En fin, toda la cocina de la tierra elaborada por un cocinero de formación culinaria moderna. A dos pasos de Barcelona….


CAN POAL

Av. de Vilassar de Dalt 1b

Vallromanes 93 572 94 34

De martes a jueves, y domingo sólo mediodía

Viernes y sábado comidas y cenas.

Cerrado domingo noche y lunes.

Etiquetas: , ,

5 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Una apreciacion,¿los helados los traen de Menorca...o son de la industria de Lliça, llamada La Menorquina? Disculpa por la suspicacia y felicidades por este magnifico blog.

4/07/2011 9:42 a. m.

 
Blogger Philippe Regol ha dicho...

No. NO!. No son de la Menorquina. Son artesanos pero no recuerdo ahora exctamente de donde provienen.

4/07/2011 11:11 a. m.

 
Anonymous Anónimo ha dicho...

me parece que los helados provienen de la empresa
Sa gelateria gelats artesa

4/07/2011 1:01 p. m.

 
Blogger Jordi Ferruz ha dicho...

Execelente restaurante y aún mejor las personas que lo trabajan. Cocina catalana sin tapujos y con mucho "seny". Ferran además de gran profesional és una persona magnifica y un execelente profesor. Lo abala un alumno suyo. Merci crack!

Jordi Ferruz

4/27/2011 6:26 p. m.

 
Anonymous Anónimo ha dicho...

de passage à vallromanes pour le moto gp, nous avons diné dans ce merveilleux restaurant. Le propriétaire est adorable,aux petits soins pour ses clients.Le personnel courtois et souriant. La cuisine y est variée et simplement délicieuse. Le décor épuré, chic, un endroit où l'on se sent bien. Si vous avez l'occasion, n'hésitez pas, c'est un restaurant à ne surtout pas rater.

8/11/2011 1:36 p. m.

 

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal