miércoles, diciembre 01, 2010

TRES MACARRONS. (El Masnou. Barcelona).

JOVEN COCINA DEL TERRITORIO EN EL MARESME











A 17 km de Barcelona, hacia Mataró, está el pueblo de Masnou. Un pueblo relativamente próspero ya que alberga aun varias industrias, a parte evidentemente de las actividades pesqueras y de las próximas huertas del Maresme. Buenas verduras, buen pescado y clientela adinerada constituyen tres condiciones ideales para instalar un restaurante. Es sin duda lo que pensaron hace un año Joan Aldana, antiguo directivo de banco prematuramente jubilado y su hijo de 31 años Miquel ALDANA, recién llegado de la preceptiva tournée de los fogones. Estancias formativas que le llevaron después de unos estudios en la vecina escuela hostelera de Sant Pol de Mar de Alkimia a Can Jubany pasando por un Relais & Châteaux en las afueras de Paris.
Mientras que Joan atiende la sala de este TresMacarrons, confortable y siempre muy concurrida y los fines de semana abarrotada, Miquel se ocupa de los fogones con un equipo de cocina compuesto por unas cinco personas. Hay algo de gracioso en el nombre del restaurante que puede significar “Tres estrellas michelín” en el país vecino o simplemente la referencia a la pasta. No sé si la cocina de Miquel será en el futuro merecedora de uno de estos “macarrones”, tiempo al tiempo, pero se puede decir que se come ya fantásticamente.
Miquel es un cocinero curioso, goloso y abierto que procura siempre viajar para ver lo que hacen sus colegas, pero sabe perfectamente el estilo de cocina que le gusta. La cocina de producto, con sabores tranquilos y ricos, tratado con buenas técnicas de cocina moderna y algún toque, muy discreto, pedido prestado a la cocina de vanguardia, al menos en uno de los postres.
Aun se puede “leer” en su cocina la marca de sus influencias :Alkimia en el tartar, la berenjena ahumada y algún postre, Jubany en el suculento canelón, el potaje de garbanzos o en el soberbio arroz de calamar y cigala). También está en la carta la sobrassada rustida de Els Casals (uno de sus restaurantes más admirados) con panal de miel y pan de coca. Buenos maestros y excelente alumno.


Después de una fruslería a base de un pequeño blinis con espuma de mantequilla y hueva de dorada,



se entra en materia con una agradable ensalada tibia de alcachofas (un poco más al dente por favor), cigalita y fina juliana de naranja confitada.



Le siguió una muy buena crema de calabaza con queso de cabra caramelizado y berberechos.



Golosísimo el potaje de garbanzo con “cansalada” y hojas verdes de col , escaldadas y salteadas.



Canelón de pollo de payés con salsa de su jugo y parmesano rallado. Lo que se ve es lo que es. Buenísimo…



Miquel hace sin duda uno de los mejores tartar que haya comido. Bien cortado a cuchillo, con su textura de carne que se muerde (y no de papilla), es muy sabroso. Entremezclados, algunos piñones.



Sensacional, como lo dije, el arroz de calamar. El grano está perfecto. Para mí, lo confieso, no hay nada como un buen arroz seco con el grano en su punto (entero y resistente al diente pero cocido). Buen sofrito, buen fumet. Y la guinda: una cigala abierta añadida al último momento, anacarada.



Muy bueno también el lechazo de Aranda. Excelente salsa untuosa que delata su vino rancio. El ramillete de romero que “decora”, mejor infusionarlo en los últimos tres minutos en la salsa. Se le sacará mejor provecho. Otro detalle. Si los platos están correctamente salpimentados, lo que era el caso con la cansalada o el cordero, no hace falta ponerles a todos las eternas escamas de sal.



Muy bueno el primer postre: Pera de Puigcerdà (sólo queda un productor) con bizcocho de avellanas (hecho al micro) y yogur anisado.


Algo más pesado el último: Brownie con yogur, chocolate blanco y espuma (¿o chantilly ¿) de naranja.
Menú " Proposta Clàssica" de cinco platos a 39 €. El que tomamos, un poco más largo, vale 56 €.
Con el buen tiempo, se toma el vermút o el café en la pequeña barra con sus cuatro mesas debajo del cobertizo de la entrada. Proyecto de instalar mesas fuera de cara al buen tiempo, aunque el restaurante no esté en primera línea de playa. Buena iniciativa.

Tren Plaza Cataluña, parada en Ocata.
Veinte minutos por la autopista del litoral. Justo el tiempo de preparar este arroz de calamares que no se querrán perder
.

TRESMACARRONS
Avenida del Maresme, nº 21
93 54092 66
El Masnou.
Cierra los domingos noche y lunes.
http://www.tresmacarrons.com/
(También alguna noche cuando hay Champion League).


Panecillos de Triticum. Buenos pero sigo preferiendo sus panes más grandes.

La ginebra de El Masnou.
,

Etiquetas: , ,

5 comentarios:

Blogger craven ha dicho...

Gran nivel el de Miquel y su cocina! Tres Macarrons es un gran descubrimiento y una buena excusa para ver el mar del Masnou. Miquel tiene muy buena tecnica y cuida mucho el producto. Coincido con el arroz que no me canso de repetir cuando voy y la sobrasada dels Casals que a falta de probar la original me parecio impresionante.

12/03/2010 10:54 a. m.

 
Blogger Arantxi ha dicho...

Este restaurante no se me puede escapar, con esos platos y ese precio bien merece una visitilla! Además he visto que triunfo el tártar y soy una gran amante de los tártar.
Saludos!

12/04/2010 11:37 p. m.

 
Anonymous Tiago Lopes ha dicho...

Parabens pelo blog.....abraço

12/05/2010 10:55 p. m.

 
Blogger Philippe Regol ha dicho...

Moito obrigado!

12/05/2010 11:12 p. m.

 
Anonymous Anónimo ha dicho...

He ido 8 o 9 veces desde el pasado Junio. No me canso y cada dia lo encuentro mejor. Sobre los comentarios tan precisos de Philippe coincido en todo.

12/06/2010 1:05 p. m.

 

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal