lunes, octubre 13, 2008

ECOCOCINA POPULAR

Existe una ecoCocina sin autor, popular, de producto y voluntariamente impersonal. Son pequeños restaurantes sencillos impulsados por personas comprometidas con esta nueva filosofía vital que se llama ecologismo y sostenibilidad y que se extiende por muchos países de Europa. Sus expresiones son diversas. A veces políticas como en Alemania con el movimiento de Los Verdes, a veces agroalimentarias como en Italia con la organización Slow-Food. Hasta Greenpeace plantea estrategias alimentarias ligadas a la alimentación, con su guía Roja y Verde que denuncia los productos fabricados con transgénicos o con su defensa del atún rojo. Es una tendencia que va a más y que tiene como reto en los años que vienen, al menos en nuestro país, socializar este tipo de visión de la sociedad, dejar de aparecer a veces como unas sectas algo minoritarias con sus tics vestimentarios y sus rituales seudofilosóficos que van desde la defensa del arroz integral hasta discursos algo "integristas".
En el campo de la restauración tenemos que saludar, por consiguiente esas iniciativas que no pretenden otra cosa que ofrecer al público unas cocinas elaboradas a base de productos ecológicos, huyendo del vegetarianismo y de cualquier radicalismo. Aquí nos encontramos ante una cocina tradicional sin ninguna pretensión " creativa" con el producto desnudo o cocinado de la manera más tradicional posible.


EL PORTAL DE DESCALZOS





José Uranga y Asún Roldán



En Pamplona, es el caso del Portal de los Descalzos conducido por José Uranga , un ingeniero agrónomo reconvertido en restaurador, militante apasionado de las producciones ecológicas y miembro de Slow-Food.
El restaurante se sitúa en lo alto del nuevo ascensor que enlaza el casco viejo con Rochapea y la parte baja de las nuevas barriadas de la capital navarresa. Las vistas son impresionantes y se contemplan hasta las colinas circundantes. Una Casa de Comidas (Jatetxea) en un espacio diáfano, luminoso, con las dos terrazas que dan respectivamente a la parte antigua y a los nuevos barrios.
Las fórmulas de los menús de 18 € ( 32€ los domingos) permite una degustación bastante completa. Se empieza por algunas variedades de tomates,(morado tardío, Narbarte, De Kilo) carnosos, dulces, recogidos en su plena maduración y sin que hayan padecido el frío de las neveras . Se condimentan sencillamente con algunas hojas de sisho. En la mesa, la sal marina y el aceite de oliva virgen de Navarra permiten que cada uno sazone a su gusto.
Buenísimos los pimientos del cristal y del piquillo, simplemente asados . En acompañamiento una panceta de cerdo blanco de la región, simplemente pasada por la plancha.
Las pochas que comimos el domingo de nuestra primera visita estaban impresionantes, bien cocinadas y sin hollejo, en cambio las del miércoles no tenían el mismo nivel. La presencia de José Uranga en el restaurante ayuda sin duda a que las cosas salgan bien.
Excelentes los platos de carne : estofados de cordero (raza rasa) y de ternera ecológicos y presa de cerdo blanco.
Postres sencillos como unas natillas, helados de regaliz o melocotones con yogur.
La calidad del pan es extraordinaria. Hay de tres tipos : dos sobretodo tienen un olor intensos a levadura madre y , en boca, la acidez correspondiente en este tipo de panes. Una delicia.



PORTAL DE DESCALZOS

Calle de Descalzos.56-58

Cierra los domingos noches y lunes.

948 21 36 83






PATXOCA







Víctor de la Orza



En Barcelona, nos encontramos con este mismo tipo de restaurante pero situado a 30 metros del mercado de Santa Catalina. .Lleva sólo un par de meses abierto. Víctor de la Orza, su joven propietario, define también el lugar como una Casa de Comida. Empresario prematuro ( dirige negocios de todo tipo desde los 18 años), ha encontrado con Patxoca, por fin lo que buscaba . Su obsesión por el producto de calidad le ha conducido a este tipo de negocio.



El suelo de madera, el típico altillo, las mesas de mármol,

la barra a la derecha al entrar, la cocina a la vista y un pequeño comedor al fondo de todo. Las típicas pizarras anuncian los platos del día. Una carta relativamente extensa (tal vez demasiado…) se va renovando, al menos en parte , cada día.
La erudita profesora de cocina Nuria Báguena ayuda a Víctor en la elaboración de algunas preparaciones, ¡en algunos casos con recetas catalanes de los siglos pasados!
Muy buenas las croquetas de pollo . Es un alivio poder comer este tipo de plato sin que nos asalten las dudas sobre el origen de este producto. Las de queso no están tan logradas.
Excelentes buñuelos de bacalao, muy sabrosos sin estar salados. Perfecto también el arroz de bacalao seco, desmigado. Un simple arroz a la cazuela que llega con el grano en su punto.





El "cap i pota" , sin ser el de Can Jubany, es más que correcto. Curiosamente se sirve untado en una ligera crema de zanahoria, a la manera ampurdanesa, nos explica el camarero.



Del lado vegetal, tenemos las flores de calabacín fritas.
El pescado se compra siempre fresco. Las gambas, cuando las hay, llegan recién pescadas.
Los postres están bastante ricos aunque siempre dentro de la sencillez de unas elaboraciones caseras. Sólo los helados se compran al veterano heladero Sandro Desi.
Helado de choco con sal y brownie. Nectarinas en almíbar y helado de fresa.
Precios económicos. Salmonetes con salsa verde 8€90, garbanzos con tripa de bacalao 12€20, albóndigas con sepia 9€ o carne gallega de excelente calida a la plancha con sal gorda 12€90.

Al mediodía se ofrece un plato del día + ensalada + postre + bebida por 9 €.¡ Un lujo!
Interesantes horarios de apertura de Patxoca :
De las 8h de la mañana hasta las 2h de la noche con servicio de cocina sin interrupción.
Abierto cada día pero los domingos sólo se sirven vermuts con tapitas de cocina, desde las 12h del mediodía hasta las 17h.
Por las mañana desayunos de cuchara y tenedor.


PATXOCA
C/ Mercaders 28.
Tel :93 319 20 29
A 20m del Mercado Santa Catalina y de la Vía Layetana.
.

7 comentarios:

Blogger Dulce ha dicho...

Hola, hoy he comido allí y realmente el lugar es encantador y estaba todo buenísimo. La ternera muy tierna. Los cherris sabrosísimos...Seguro que volveremos!
Dul.

11/15/2008 11:02 p. m.

 
Anonymous Anónimo ha dicho...

Angunia y no Patxoca
A mí me "atendió" esa chica morena tan simpática. Tuve que pedirle cada cosa una y otra vez, desde el pan hasta los cubiertos (que por cierto no tienen para carne y te las tienes que apañar como puedas). La ensalada César era una versión bastarda, pero lo peor fue el cordero quemado, aunque el café mal hecho también era competencia. Con las mismas manos que la chica cobraba luego cortaba el pan, sin lavarse, claro. Por otro lado estuve en el comedor "interior", que con cuatro cuadros cambiaría, pero ahora mismo parece un almacén reconvertido sin éxito. Para olvidar...

5/19/2010 4:30 p. m.

 
Blogger Philippe Regol ha dicho...

Lo siento mucho... Hace 2 años que no voy. Ya veo que no han ido a mejor. Una pena. Me gustaba esa idea de cocina con producto ecológico....

5/26/2010 7:06 p. m.

 
Anonymous Anónimo ha dicho...

La comida estupenda,y ni decir de las camareras dos hermanas entregadas al restaurante parecen las dueñas. mientras el dueño esta de lo mas relajado sentado o
hablando por telf y las mesas sin atender.es un desastre.ha veces no hay cafe
y casi siempre esta estopeado el datafono.Si esta el ni entro es de lo mas desagradable y tiene mala presencia

7/19/2010 1:51 p. m.

 
Blogger Philippe Regol ha dicho...

Hablas de Patxoca o del Portal de Pamplona ?

7/19/2010 3:25 p. m.

 
Anonymous Anónimo ha dicho...

Estuve la semana pasada, y pensaba que la comida era del tipo mediterráneo, pero nada de nada, una ensalada bastante irrisoria, sin sabor, con queso de cabra? que brillaba por su ausencia... unos buñuelos que los puedes encontrar en cualquier bareto o tasca de barrio mucho mejores, pero que aquí como son "ecológicos" o no sé qué rayos... pues te los meten clavados, creyéndote que estás comiendo productos elaborados de la alta cocina, y en realidad te están tomando el pelo. ¿El servicio? Muy deficiente. Las chicas no te atendían ni que llevaras un megáfono, pasaban de ti... incluso en la ensalada se olvidaron del aceite, el vinagre y la sal, y nos lo ofrecieron pasados unos veinte minutos. Un desastre de servicio. Y hablando de otro tipo de servicio, es el único restaurant al que he ido que no tiene lavabo para lavarse las manos en el servicio de caballeros, o sea que meas o cagas en el lavabo de caballeros y te tienes que lavar las manos en el de chicas (si está libre, sino tienes que esperar). La decoración del local es lo más cutre que he visto, aunque ellos lo describen como rústico o rural, yo lo llamo suciedad y dejadez, sillas de pueblo, que hasta mi bisabuela se hubiese negado a tener en casa, carcomidas... vasos con velitas "de los chinos" en cada mesa, y sifones llenos de grasa de hace siglos... En fin, NO VAYAN si no quieren que les toman el pelo. Cerca hay bares de barrio donde comerán mucho mejor, verán más limpieza y no les clavarán como hicieron con nosotros.

10/24/2011 3:58 p. m.

 
Blogger Philippe Regol ha dicho...

Imagino que hablarás de Patxoca... Víctor de la Orza ha dejado el restaurante me parece hace un par de años. Un un post antiguo que debería borrrar... Lo siento.

10/24/2011 3:59 p. m.

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal