viernes, julio 16, 2010

BRAVO.La Terraza.(Barcelona)

LA COCINA DE PRODUCTO DE CARLES ABELLÁN CON VISTAS IMPAGABLES











Cuando en el mes de diciembre pasado visité el Bravo del hotel W, enseguida pensé en las enormes posibilidades que proporcionaría su impresionante terraza para los días de verano. Pero tal vez el momento que elegí en esta segunda visita, el mediodía de un caluroso domingo de julio, no era lo más oportuno. Recomendaría disfrutar de los desayunos a primeras horas de la mañana o de las cenas con brisa marina nocturna, cuando la temperaturo a veces bochornosa de la noche barcelonesa lo permite.
Las vistas sobre la playa de San Sebastián hasta vislumbrar en el fondo las torres olímpicas, son espectaculares.
La terraza ha sido acondicionada por el ubicuo Alfons Tost, sillas confortables, plantas aun poco frondosas y algún toque trendy como la estatua del caballo blanco.
Tost me explica que ha pretendido enfocarla hacia el ambiente de un “chiringuito” más que como la prolongación de la imponente y fría fachada acristalada del hotel. Poco a poco, este pequeño jardín mediterráneo con plantas autóctonas y frutales como limoneros o fresones irá adquiriendo protagonismo y llenará la pérgola con sus plantas enredaderas.
El restaurante Bravo y en particular su terraza entra por consiguiente en la categoría Fooding (food+feeling) donde lo extraculinario es tan importante o más que lo que hay en el plato. Diseño, ambiente, vistas etc. Esto no impide que el producto que se utilice y la cocina sean de un excelente nivel dentro de la sencillez de sus preparaciones. Aquí Carles Abellán ha pretendido desde el principio apostar por el producto y su escasa manipulación. Principalmente salteados y brasa. Aunque pueda aparecer de vez en cuando algún jugo.

La casa invita a unas lonchas de cecina. Se quedarán en el plato. Nunca he entendido el interés por esta carne curada. Suele ser siempre muy astillosa. Buenas tostaditas con finas láminas de tocino de "porc noir". En el país del cerdo ibérico...
Los 40 € del rodaballo me asustan un poco y prefiero decantarme por comer un par de entrantes. Recuerdo que por 40 €, puedo comer un menú degustación entero en varios pequeños restaurantes de la Ciudad Condal. Pero entiendo que en estos precios entra el “impuesto fooding “ al cual me refería antes.
Deliciosas tanto los chipirones con rebozuelos de mi acompañante (1/2 ración 16 €)
como sus sepietas (1/2 ración 15, 70 €) .
Estaba bueno también mi salteado de mollejas con alcachofas y calamar pero ¿por qué no darle un poco de jugosidad (1/2 ración 14,81 €).

La ración entera de pulpitos con patata (perfectamente cocinados y que explotaban en la boca) no parece mucho más grande que una media ración ( 26 €).
Me pregunto si las construcciones "lineales" de los platos no ayudan a dar una impresión de más volumen de comida...
Acuciado por el hambre y sin pedir la carta (hay una larga lista de carnes), me dejo recomendar por el camarero y pido una media ración de retinto del país ( 125 grs , 14,20 €).
Carne algo pasada de cocción por uno de los dos lados. Excelentes pequeñas guarniciones sobretodo el puré con su jugo. Lechuga y chalota a la brasa. Ensalada bien aliñada. Buen jugo servido a parte. Absolutamente necesario para los casos de sequedad de la carne…

Postres de un nivel bastante correcto: torrija de brioche con helado de leche de oveja quemada (sin sabor muy fuerte a “agarrado”),daditos de naranja "decorativos".
borracho de ron Matusalem (no se aprecia el ron) con parfait de coco y granizado de piña. Por cierto, ¿por qué no prolongar el corte del parfait hasta el final del trozo de pastel? Comí tres bocados con coco y cuatro bocados sin. No es lógico.

Buenos sorbetes : frambuesa/jengibre, fresón, balsámico, naranja/azahar, mango/ pasión. Bien estabilizados. A pesar del calor ambiente y de que la pizarra no estuviera previamente enfriada, aguantaron perfectamente sin deshacerse.

Buenísimo el pan de la gama alta de Triticum (Deluxe).( Productos “Gourmet”, “Premium” y ahora “Deluxe”…).. Corteza gruesa y bien crujiente, miga húmeda y sabrosa.
Servicio de sala profesional, simpático y muy atento.
Chef de cocina Giovanni Esteve.


BRAVO La Terraza
Plaça Rosa dels Vents
93 295 26 36
Abierto todos los días.
De 7h a 11h de la mañana : buffet libre a 27 €

7 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Buenos días,
Me pregunto como es posible que un restaurante que se caracteriza por el producto, sirva alcachofas en verano, o tomates de dudosa calidad (me lo parece en la imagen)
Saludos y felicidades por los contenidos de este blog

7/16/2010 2:21 p. m.

 
Blogger Philippe Regol ha dicho...

Buena reflexión. Algún cocinero me dijo hace unos días que aun tenía algunas pocas alcachofas y me sorprendí. Mira el post "Bravo" de diciembre: postre con cerezas. De las que vienen de Chile, imagino, y que cuestan 12 € el kilo. Buen producto a veces no tiene nada que ver por lo visto con "proximidad".

Por cierto, aunque no venga a cuento aprovecho para decir que ayer comí las peores hamburguesas de mi vida y eran ecológicas y compradas en una tienda VERITAS. Lo ecológico tiene que ir ligado siempre al valor organoléptico de los alimentos, sino nunca saldrán de su marginalidad.

7/16/2010 3:53 p. m.

 
Anonymous Xesco ha dicho...

En realidad las últimas alcachofas salieron de la planta el pasado jueves y las comimos en tortilla el sábado por la mañana. Nada que ver con las excelentes alcachofas de meses atrás, sólo les queda de tierno el corazón, son duras como rocas pero después de bien limpitas y sin pelillos nos dimos el último placer de las alcachofas de esta temporada.
Ahora es el turno de los tomates, calabacines, pimientos verdes, los de tipo Padrón y de unos excelentes pepinos.
Por cierto los "cor de bou" ya están aquí, de momento los más cercanos al suelo pero ya están aquí.

¡A comeeer!

7/18/2010 8:41 p. m.

 
Anonymous Anónimo ha dicho...

Lo que me pregunto yo es..que fallo en el servicio para que le regalaran los postres que no nombran en la factura???y como un postre como es la torrija con matices completamente hivernales sigue estando en la carta???se supone que en verano se deberia sacar postres frios y ligeros no es asi?? y como eran capaces en pleno diciembre de diseñar un postre elaborado con cerezas e inportarlas de chile a un precio mas caro??es ilogico no?deberiamos aprovechar lo que tenemos en cada temporada

7/22/2010 1:59 p. m.

 
Blogger Philippe Regol ha dicho...

Sólo se nos invitó a los sorbetes . Los otros postres están en la cuenta bajo la denominación "complementos".
En cuanto a la cocina de proximidad y de sostenibilidad, ya sabeis mi opinión.

7/22/2010 6:17 p. m.

 
Anonymous Anónimo ha dicho...

bravo es un restaurante con una terraza fantastica..eso si...relacion calidad precio..deja mucho k desear....productos sin sentido fuera de temporada, cocina catalana? chef francés? k es esto?
restaurante de batalla donde el sr abellan mete el palo mejor imposible.....

8/16/2010 9:06 a. m.

 
Blogger Philippe Regol ha dicho...

Chef francés? Giovanni Esteve ya no es el jefe de cocina?
Relación calida precio bastante elevada, sí.

8/16/2010 9:38 a. m.

 

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal