miércoles, mayo 12, 2010

XEMEI 2010.(Barcelona)

TOMATE, BURRATA Y PASTAS


Segunda visita en un año a Xemei, considerado una de las mejores cocinas italianas de la Ciudad Condal. (Ver post anterior). Digo “cocina” porque el restaurante en sí deja bastante que desear. Ruido insoportable, humo idem, iluminación desangelada, mesas sin salva mantel y servicio voluntarioso que suple con una enorme simpatía sus carencias. Es la casa del “buen rollo”. Todos, clientes y personal, parecen ser colegas y, aunque apenas te conozcan, enseguida te hacen partícipe de la “fiesta “ de Xemei. Se nota que los gemelos y sus ayudantes , tanto en cocina como en la sala, disfrutan con su trabajo. Y esto, hoy en día, no tiene precio.
Si es da la casualidad que es su cumpleaños (como era el caso de una amiga de nuestra mesa), tiene muchas posibilidades de que se percaten y que le llegue al final de la cena una tartaleta con su vela y unas copas de cava por gentileza de la casa. Las luces se apagan, la música se pone por unos segundos “a toda pastilla” y toda la sala participa de la celebración con besos incluidos de algún cliente “espontáneo” que se acercará a la mesa.
Es realmente una trattoria italiana con todas las de la ley. Ambiente, informalidad y caos incluidos.
También la cocina es genuinamente italiana, veneciana para más precisión.
Con altos y bajos, como en cada casa.
Increíblemente buena la mozzarella con un delicioso tomate raf de pequeño productor. Insuperable la burrata. Y de campeonato las pastas. Probamos los espaguetis al “Nero di seppiay los con mejillones, almejas y tomates, con un ligero toque de picante. Las raciones no son enormes pero, la pasta está perfecta. Aquí nada de salsa de tomate. El “ pomodoro” se deshace en su propia piel en un sofrito hecho al momento.
Las cosas se complican con el mero con cebolla y alcachofa. ¿Cómo es posible que hace unos meses comí en esta misma casa, el mejor mero de mi vida, en una ración generosa, con su carne perfectamente nacarada , y que ese lunes pasado, nos sirvieran una ración rácana(pero esto podría ser lo de menos) de un pescado pasado de cocción y astilloso? Por mucho que te digan que está hecho de otra manera, lo que importa es el resultado… Las alcachofas estaban a medio minuto de parecerse a una papilla. Incluso llegué a pensar que estaban “reconstruidas” a partir de un puré y enmoldadas a la manera de las frutas “miméticas” de ElBulli (broma…). Posibilidad que descarté en seguida sabiendo que sólo están tres en la diminuta cocina para sudar la gota gorda.
Un detalle: deliciosa la cebolla confitada con vinagre pero sería recomendable escurrirle un poco el aceite.
Buena textura esponjosa del tiramisú, aunque lamento que los gemelos se empecinen en hacerlo flojo de café y prácticamente sin sabor a licor.
A pesar de estos fallos, ¿es recomendable la visita a Xemei? No es un sitio para ir cada semana, pero clarísimamente sí. El encanto de una parte de su cocina y del sitio (a pesar de sus defectos) lo merece.
Es cuestión de bien elegir lo que vas a comer.
Otra ventaja. Sólo cierran los martes. Un sitio prefecto para ir los domingos o los lunes cuando muchos restaurantes están cerrados en Barcelona. Y un último encanto más. Ahora que se avecina el buen tiempo, se puede cenar en la pequeña terraza de la calle. Mejor el ruido y el humo de los coches que los del interior de la sala….

XEMEI
Paseo de la Exposicón nº 85
93 553 51 40
Barrio Poble Sec.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal