viernes, febrero 26, 2010

BOHEMIC.(Barcelona).

UNA GRAN COCINA EN UN PEQUEÑO BISTROT


Antes de hablar del Forum Gastronómico de Santiago y del periplo que acabo de hacer por Galicia, me gustaría darles mis impresiones sobre las dos comidas que hice la semana pasada en Bohemic, este pequeño restaurante del barrio de Sant Antoni de Barcelona, muy cerca del Bar Inopia.
He tenido que hacer dos comidas a unos días de distancia ya que el joven chef de este bistrot, Francesc Gimeno, “Mandu” para los amigos, ha decidido cambiar repentinamente algunos de sus planteamientos . El primer cambio, y nos alegramos muchísimo por ello, ha sido el de transformar este reducido local en ESPACIO SIN HUMO. A ver si lo consigue. La clientela sólo tendrá que hacer unos pasos hacia la salida y dejar su colilla en un cenicero instalado delante de la puerta.
Lo repito. Sólo se podrá hablar de gastronomía si se cumple esta condición.
El segundo cambio operado por Mandu ha sido una muy oportuna reducción de la carta y la introducción de varios menús. Uno de cocina algo más tradicional que llama Petit Mange 1900 a 32 €, otro de cocina más actual , el Petit Mange 2000 a 39 € y un Grand Mange a 45 €, que podría ser una mezcla de los dos estilos.
En todo caso, no se pierda bajo ningún concepto, en el apartado de tapas para picar las fantásticas Patatas Bravas ( 4 ,25 €, ¡ una auténtica ganga!) para muchos las mejores de Barcelona, antes incluso que las famosas del Bar Tomás de Sarriá. ¿Es legítimo llamarlas “bravas” si llevan mahonesa, como es el caso? ¿Qué más da? Pienso que la mahonesa da más untuosidad al conjunto, y es lo que importa. Sólo por las bravas, este pequeño bistrot de aires “retro-gabachos” merecería su visita, pero no haría justicia al excelente nivel profesional de este cocinero, que es capaz de mucho más.
No sé si tendrán la suerte de degustar la deliciosa liebre a la Royale ( es la última tendencia “vintage” en Cataluña desde Coure hasta Roca pasando por Can Jubany o Dos Cielos).
La del Mandu está inspirada en una receta clásica del Drolma ( restaurante que forma parte, con Gaig, de su curriculum) pero está resuelta, creo, de otra manera. En todo caso, lleva abundante trufa negra, que la madre del cocinero ralla generosamente al momento delante del comensal.
En Bohemic se hace justamente mucho hincapié en el servicio de sala. Muchos de los platos llegan en cazuela y se emplatan a la vista. Unos planteamientos “pre Nouvelle Cuisine” que tienen mucho encanto. A condición que la comida llegue siempre bien caliente y que el cliente no espere mucho tiempo.
¡Qué buen aspecto tenía ese arroz caldoso de perdiz, qué potencia en su jugo y sobretodo, qué exactitud en el punto de cocción del grano! Esto es “alta cocina” , en un marco humilde sin duda, pero alta cocina al fin y al cabo. Es decir “bistronomía”, y de la buena…Una alta cocina sin paripés……
Los productos son inmejorables, tanto la butifarra de Els Casals como la melosa presa ibérica. La primera con guarnición de judías del “ganxet” (producto baluarte slow-food) y la segunda con ñoquis de topinambo, crema de queso “Tou dels tilers” y trufa melanosporum.
En el arranque del menú, una deliciosa sopita de pintada, untuosa y sabrosa. Luego un foie gras poilé sobre una coca de hojaldre (mejorable la masa) y compota de calabaza especiada . Muy bueno el plato, pero un poco menos de escamas de sal por favor….
El postre no tenía muchas complicaciones pero estaba perfectamente resuelto. Una piña colada con crema de coco, dados de piña en gelatina y aire de ron. A este aire, (como a casi todos...)habría que darle más caña.Pero el postre está abundante y rico.¿Qué más se puede pedir?

¡Cuánto camino recorrido desde aquel bar familiar que abrió sus puertas hace tres años y este pequeño templo de la bistronomía que es ahora!
Cerca de la barra, donde ya no se sirven los desayunos por la mañana, aguarda el pequeño carro de quesos que Mandu y su madre sugieren amablemente en el menú degustación. Quesos en un bistrot. Eso sí que no se ve cada día en nuestro país.Buen pan. ¡De la casa!

BOHEMIC
(a una manzana del Mercado Sant Antoni).
Cierra domingo y lunes.
C / Manso, 42
93 424 06 28

14 comentarios:

Blogger Oriol ha dicho...

Yo me he planteado algunas veces ir a este restaurante, pero según he podido leer tardan mucho entre plato y plato porque lo hacen al momento.

Me podrías confirmar tanta tardanza?

Muchas gracias,

Gastronomo aficionado

2/27/2010 2:30 p. m.

 
Blogger Philippe Regol ha dicho...

En efecto, se solía tardar mucho. Ahora creo que , después de haber reducido la carta y con el sistema de menús, la cosa debería ir mejor.

2/27/2010 3:15 p. m.

 
Anonymous Anónimo ha dicho...

yo estuve una vez hace aproximadamente tres meses, y efectivamente la tardanza entre plato y plato era notable, sin embargo se veía compensada por la amabilidad del padre del cocinero (no estaba la madre) y por la calidad de los platos.
Fue una de las sorpresas gastronómicas que tuve el año pasado.
Por cierto, coincido con el Sr. Regol sobre las patatas bravas. Simplemente extraordinarias.

2/28/2010 9:24 p. m.

 
Anonymous Desde Bilbao ha dicho...

Acabo de tener el placer de cenar en compañia de mi familia en este pequeño bistrot y no puedo dejar de alabarlo. Pequeño en espacio, apenas 7-8 mesas, encanto catalan-frances, manteleria de cuadro vichy gris, decoracion art.deco, luz tamizada, pero enorme en la cocina y en el trato. Puedo dar fe de que a lo largo de lo que tardamos en cenar, podian haber llenado tres salas mas de tanta gente que entro pidiendo mesa.Todo lleno.

Nos ofrecieron las bravas para entrar en calor, cosa que no hizo falta puesto que ibamos predispuestos y nos dejamos aconsejar con el resto.No detallo lo que comimos, animense y prueben, pero si destaco el trato porque eso siempre hace la diferencia.Encantador, servicial, profesional, muy cercano, es cierto que hubo que esperar un poco entre plato y plato pero la cocina al instante es asi en locales familiares.No nos importo la verdad, recomendable al cien por cien, pero reserven si no quieren quedarse en la calle. En el local no se fuma y se agradece.A pesar de estar lleno, el ambiente era tranquilo e intimo.En resumen, una gozada, para repetir.Y si, dejense aconsejar, no se si alguien ha conseguido negarse a estas mujeres que rigen la sala con mano firme y encantadora.En la cocina alguien con saber culinario, ganas de hacerlo bien y futuro si sigue asi, seguro.

3/29/2010 10:39 a. m.

 
Blogger SERGI ha dicho...

He estado hoy comiendo con un cliente, y lo siento pero no, trato penoso por parte de la señora que se encuentra de camarera, con solo 3 mesas llenas nos ha hecho esperar 15 minutos la cuenta y dejándonos muy claro que no podía atendernos en ese momento, platos pequeños y muy caros, dos personas, 5 tapas, 2 cortados y 2 copas de vino 80€, excesivo, la cocina es excelente y todo está en su punto pero hemos entrado a las dos y salíamos a las cuatro y cuarto, habiendo entrado solamente dos mesas más con dos personas cada una. Aparte creo que llevan unos pequeños aires de grandeza, al entrar la señora ya nos ha dicho que allí hacían alta cocina y que el local iba a subir como la espuma, la semana pasada estuve en Hisop y en Coure y por 20€ más la cena fue espectacular, espero que le vaya bien pero yo no volveré.

3/30/2010 7:29 p. m.

 
Blogger Philippe Regol ha dicho...

Pues hay que tener cuidado con la prepotencia. Lo que se estila ahora es la informalidad como lo veremos en los próximos post que colgaré. Lo de la espera de los platos , es algo que Mandu tiene que solucionar del todo. De momento ha transformado Bohemic en un espacio NO FUMADOR, lo que es una cosa valiente...

4/07/2010 10:54 a. m.

 
Anonymous Anónimo ha dicho...

No quisiera acaparar mas espacio del debido en este interesante, gastronómico e informativo blog que nos brinda el señor Regol, con comentarios como el que acabo de escribir, rebatiendo posturas como la del señor Sergi.....lo encuentro absurdo y, mas aun, en un blog de este alto calibre. Supongo que si buscan por la web (no querría hacer publicidad de otras paginas) podrán leerla y sacar sus conclusiones.
Merci, Sr Regol, Sr Sergi y gastrónomos....nos vemos por Bohèmic.

4/19/2010 11:52 a. m.

 
Anonymous Anónimo ha dicho...

totalmente de acuerdo con el comentario de sergi. a nosotros también nos explicaban la grandeza del sitio, la suerte que teníamos de estar cenando ahí, y que el cocinero había estado en los mejores restaurantes.... alguna anécdota más tengo, pero prefiero dejarlo así.

un saludo

6/20/2010 7:36 p. m.

 
Anonymous Anónimo ha dicho...

He estado en el Bohemic varias veces y la verdad que es un sitio que me gusta mucho. Si bien es cierto que son muy lentos.

Un comentario (que ya dije en el restaurante). En la sala tienen un ambientador que, en mi opinión es demasiado fuerte, si te sientas en la mesa junto a la entrada, puedes degustar unas excelentes bravas con ambientador, arroz con ambientador y así sucesivamente.

Señores, dejad que la sala huela a caldo y a comida, que es lo que queremos!

Salutt!
Alberto

8/25/2010 3:40 p. m.

 
Blogger Philippe Regol ha dicho...

Se lo comunico a Mandu por mail...

8/25/2010 3:51 p. m.

 
Blogger MIBLOGDEPINTXOS ha dicho...

yo había estado en el bohemic hace tiempo y dejé constancia en mi blog, alabando su cocina y teniendo claro que el tema tiempos era un handicap que se podría convertir en un lastre si no se solucionaba. Antesdeayer hemos estado cinco bloggers comiendo y la sensación ha sido fantástica. Jaime que apoya a la madre de Mandu en el servicio solventa todo con una sonrisa y buenos modos y la cocina de Francesc impresionó a mis amigos (lo que me alegró ya que yo fui la que les llevó). Una comida con sobremesa larga y diversos platos de tapas (las bravas creo que son las mejores de Barcelona), y hasta los postres de impresión. Me queda pendiente hacer una comida degustación pero por lo catado, sé que me gustará. Habiendo mejorado el servicio y los tempos, ha ganado aún más. Esa es mi humilde opinión.

9/25/2011 1:25 p. m.

 
Blogger Philippe Regol ha dicho...

Gracias por apoyar a Mandu. Se lo merece.
Efectivamente hay que repetir que estas bravas son las mejores de Barcelona y no las de Casa Tomás ....

9/25/2011 3:19 p. m.

 
Anonymous Anónimo ha dicho...

Hola!

Fuimos con mi pareja el viernes por la noche y salimos encantados: la comida excepcional, el trato excelente. Los únicos "peros" el tiempo inicial de espera (50 minutos hasta que nos trajeron el primer aperitivo) y la sequedad de la madre del cocinero (según habeis dicho es su madre), nos costaba entenderla cuando nos decía el nombre de un plato ya que lo decía cuando ya se estaba girando para irse..

En todo caso, nos invitaron a degustar una Pantera Rosa de elaboracion propia que nos supo a gloria.

Volveremos!

10/03/2011 2:43 p. m.

 
Blogger Philippe Regol ha dicho...

Me alegro por Mandu.
¿Y las patatas bravas?

10/03/2011 2:48 p. m.

 

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal